Lo De Hoy - Entre ciencia, castillos y realeza

Entre ciencia, castillos y realeza

¿Quieres vivir como en una película de Disney? Existe un lugar donde puedes hacerlo, se trata del Valle de Loira, una región cerca de París donde puedes pasar un fin de semana entre ciencia, castillos y realeza.
Por Stephania Corpi 12/06/2011 - 0 comentarios Categoría: Viajes

Imagina que vas caminando por un bosque una fresca mañana. La sombra y altura de los árboles te recuerdan los cientos de años que llevan ahí. El camino que pisas, era justo por donde pasaban los caballos y sus carrozas. Cruzas un riachuelo gracias a un puente de piedra blanca. Y después de horas de caminata, ahí está… un majestuoso castillo.

Cualquiera pensaría que es el inicio de una película de Disney, pero en realidad es el recorrido para llegar al Castillo Real de Chambord, uno de los casi mil castillos que salpican el paisaje del Valle de Loira.

Una región ubicada a tan solo 150 kilómetros de París en la que siglos de historia han resultado en la construcción de centenares de edificaciones que servían distintos propósitos: defenderse, ir de cacería, demostrar poder, pasar un fin de semana o hasta para conquistar a una dama.

El lugar fascina ya sea por sus pueblos y ciudades, por su entorno natural bañado por el río Loira o por su incomparable gastronomía. Una región que puede ser descubierta en barco, caballo o bici, gracias a los más de 600 kilómetros de carril que la recorren y que permiten vivir una experiencia única.

Lo que pocos saben es que esta región tuvo la dicha de acoger a Leonardo Da Vinci durante los últimos tres años de su vida. El genio italiano invitado por Francisco I, rey de Francia de 1515 a 1547, se estableció en el castillo de Clos-Lucé a pocos metros de la morada del rey, el Castillo de Amboise al cual podría acceder por un pasadizo secreto.

Francisco I, fascinado por los dotes de pintor de Da Vinci, le entregó el castillo donde había pasado los primeros años de su vida para crear, diseñar e inventar lo que quisiera. Según varios historiadores, se ve la mano del erudito en uno de los castillos más imponentes de la región: el Castillo Real de Chambord. El plano del castillo tiene una simetría perfecta y, según estudios, la calidad e inventiva de ingeniería para la época solo podría atribuirse a alguien como Da Vinci.

Por estas razones te recomendamos una ruta que, además de estar enriquecida de historia y ser visualmente impresionante, cuenta con una amplia variedad de actividades que van desde pasear en barco o andar en bici, hasta degustar recetas de los chefs más importantes de Francia y dormir en un castillo centenario.

El Valle de Loira es parte de la lista de paisajes naturales declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Casi mil castillos se encuentran al borde del río Loira. Muchos de ellos convertidos hoy en día en hoteles que cuentan con chefs reconocidos en la cocina francesa.

Se puede viajar como realeza o como aventurero, hay actividades para todos los gustos.

 

Castillo Real de Chambord

Distancia desde París: 190 kilómetros

Costo de la entrada: 9.5 €

Horario: 10 a 17 horas

¿Dónde dormir?

Francisco I, conocido como el Padre y Restaurador de las Letras, cuando cumplió 25 años quiso dar al mundo el testimonio de sus dos pasiones: la caza y la arquitectura. El rey nunca vio la obra terminada y pasó solo 72 días en ella.

Para poder llegar al castillo primero hay que traspasar un muro de 32 kilómetros de largo, penetrar en un bosque denso, cuya superficie es igual a la del París actual, para encontrar en su centro una joya arquitectónica.

Puedes visitar más de 90 salas, una escalera de doble revolución en el centro por la cual dos personas pueden subir y bajar sin cruzarse jamás, y terrazas con vista panorámica del territorio de 5 mil 440 hectáreas, convirtiéndolo en el parque forestal más grande de Europa.

Cuenta con 156 mts. de longitud, 56 mts. de altura, 8 torres inmensas, 426 habitaciones, 282 chimeneas y 77 escaleras. Al ser un castillo de vacaciones, no tiene muchos muebles de la época porque eran traídos en cada viaje.

Luis XIV creó su aposento en el centro de la fachada, como en el castillo de Versalles. Después de pasar por varios nobles, el Estado francés lo adquiere en 1930.

En la zona del parque dispone de pistas para paseos en bicicleta, a pie, o en 4x4. Si deseas dormir justo enfrente del castillo, o cenar con vista al castillo, te recomendamos el Hotel Grand Saint-Michel.

 

Castillo de Amboise

Distancia desde París: 230 kilómetros

Costo de la entrada: 10 €

Horarios: 9 a 17 horas

¿Dónde dormir?: Chateau du Pray

A 55 km. del Castillo Real de Chambord, se encuentra el Castillo de Amboise. La capilla de este edificio, dedicada a Saint Hubert, alberga la tumba de Leonardo Da Vinci. El castillo tiene muy pocos muebles de la época. En realidad, es más imponente su fachada y su tamaño original que se puede deducir por la quinta parte de la quinta de la construcción que todavía subsiste hoy en día.

Y es que las fortificaciones del castillo que fueron construidas desde el siglo 13 sufrieron múltiples destrucciones, fortuitas o planeadas, a lo largo de los siglos. Francisco I, quien ocupó el castillo durante su niñez, lo utilizó después para organizar innumerables fiestas y reunirse con quien llamaba “padre mío”, Leonardo Da Vinci.

El castillo ofrece una vista inmejorable sobre el Valle de Loira y el pueblo de Amboise, una pintoresca ciudad de 13 mil habitantes donde, definitivamente, el mayor atractivo es el castillo. Sin embargo, por dentro quedan pocos muebles que puedan dar una idea de lo que antes era este monumento.

La ciudad, por su parte, tiene muchos atractivos como degustación de vinos, paseos en globo aerostático y como dato curioso una pagoda China del año 1775 y algunas viviendas trogloditas o, en otras palabras, cuevas escarbadas en fachadas de piedra.

 

Clos Lucé

Distancia desde París: 230 kilómetros

Costo de la entrada: 10 €

Horarios: 9 a 17 horas

Construido en 1471, sobre cimiento del siglo 12, este castillo es quizá uno de los albergues más grandes para los principios de física e ingeniería.  No solo se conservan muchos de los objetos de la vida diaria de Da Vinci, sino también maquetas, bosquejos originales del italiano y con materiales de la época: el primer puente giratorio, el primer tanque, el primer automóvil, el primer helicóptero, etc.

Invitado a residir ahí por Francisco I, Da Vinci se instaló en el castillo en 1516 donde fue nombrado “primer pintor, arquitecto e ingeniero del Rey”. Pone a su disposición el castillo de elegante fachada de ladrillos rosas y piedra de toba, le concede una pensión principesca y le paga sus obras, pidiendo solo a cambio el placer de oírle conversar.

Según algunos escritos, Da Vinci habría terminado en esa instalación la famosa pintura de la Gioconda, en exhibición hoy en el Museo de Louvre. Según el testimonio del secretario del Cardenal de Aragón en la visita a Clos Lucé, tenía allí “el cuadro de una dama de Florencia pintado al natural por encargo de Giuliano de Medicis”. Los otros dos lienzos que terminó de pintar en Amboise fueron Santa Ana y San Juan Bautista.

En la terraza del castillo, te recomendamos hacer una pausa y tomar alguna bebida en la terraza antes de pasar a los jardines que albergan a las maquetas.

 

Castillos para comer y dormir como rey

Château de Pray

Alrededor de Chambord se complica por su enorme bosque. Por lo que te recomendamos visitar el castillo por la mañana y dirigirte a este Castillo-hotel de 1224. Cuenta con 19 habitaciones, un servicio increíble y se encuentra a solo 3 kilómetros del Castillo de Amboise. Los costos van de 145€ a 300€ y ahí mismo puedes contratar paseos a caballo, traslados a campos de Golf, visitas a viñedos.


Château de Noizay

Este castillo de 1560 se encuentra en medio del viñedo de Vouvray entre las ciudades de Amboise y Tours, y tiene como chef al ahora famoso Sébastien Hervé. El parque cerrado por paredes de toba, la cancha de tenis, la piscina, la terraza situada en pleno sur, el vestíbulo, la magnífica escalera, las vidrieras majestuosas y las tapicerías, los salones de terciopelo y de seda, la biblioteca, ofrecen pequeñas y grandes alegrías constantes. Los costos van de 160€ a 300€.

http://www.chateaudenoizay.com/

 

Le Choiseul

Se compone de tres residencias: la Casa de la Ermita, cuyas habitaciones dan a los jardines a la italiana, la Casa del Duque animada por la recepción, el bar y el restaurante, y la Casa del Boticario, cuyas habitaciones dan a los jardines del Loira. Con 28 habitaciones y 4 apartamentos, tiene una de las mejores cocinas del área gracias a los chefs Pascal Bouvier y Guillaume Dallay. Los costos van de 135€ a 305€.

¿Cómo llegar?

Desde el DF:

975 dlls. por United Airlines.

Desde MTY:

Mil 155 dlls. por Continental.

Desde GDL:

980 dlls. por United Airlines.

Aunque se puede llegar en tren, te recomendamos aprovechar la tecnología del GPS, rentar un coche y manejar. Salir de París y llegar al castillo de Chambord, nuestro primer destino, toma alrededor de dos horas pero los paisajes son impresionantes. La campiña francesa siempre ha resaltado por su belleza.

Si quieres hacer un recorrido en bicicleta, te recomendamos Loire Valley Tours.

 

Para comentar debes ser un usuario registrado en Reporte Indigo. Da click aqui para registrarte o iniciar sesión.